Gonzalo y Federica


La semana que estuvimos en Venezia se nos hizo corta, al menos a mi. Ya que nos habían invitado nos estábamos tan agradecidos que cómo mínimo nos sentíamos obligados a hacer las compras para comer; yo además, como estaba con mi «famosa» dieta, lo mejor que podía hacer era comer en casa para no perder demasiado tiempo en buscar un sitio donde tuviesen algo que pudiera comer.
Gonzalo y Federica nos trataron muy bien, aunque a mi me cuesta bastante intimar con gente que no conozco, ellos eran muy cercanos y bastante sensatos. Gonzalo quizás es un poco más alocado con sus ideas de performances, pero parece que estudiando para su tesis estaba empezando a tomar eso que se llama «conciencia social» y se estaba dando cuenta de que la mayoría de los «activistas» a los que en un principio admiraba, sólo son un producto más derivado de eso que llaman clases acomodadas y por lo tanto su visión del mundo estaba coartada y sesgada.
Federica parecía más terrenal aunque siempre estaba contenta y positiva.

La verdad es que ahora mismo no me apetece escribir mucho más sobre el viaje… solo me apetece poner fotos con algún comentario…

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *