Cuentas pendientes


Estos meses han pasado unas cuantas cosas que se salen fuera de lo común dentro de mi vida anormal. Lo primero que pasó fue que de rebote escribí mi primer artículo publicado (en un periódico, sí) sobre arte contemporáneo. Otra cosa curiosa que también pasó y que tiene que ver con el escribir y el publicar es que hice una compilación de mi vida como enferma para donársela amablemente a unos médicos que van a editar un libro sobre entrevistas a enfermos en España de ENMI-SFC. También he ayudado un poco al Pesailla con los diálogos para los comics de Txakurboy, y me ha propuesto que escribamos, o más bien firmemos juntos los artículos de arte que se publican en el periódico del que hablé antes, aunque a mi sólo me interesan alguna exposiciones y aquí habría que estar a las duras y a las maduras y «tragarse» expos de pintura y otras cosas que me emocionan menos, pero aún así la propuesta es interesante.
Pero sobre todo, sobre lo de escribir y más en concreto sobre expresarme tengo una gran cuenta pendiente y es más que eso, es una necesidad pero una necesidad que me cuesta concretar. Tengo varios mails dejados a medias precisamente por eso. En uno de ellos le pido a un amigo que hagamos algo juntos (algo musical), me gustaría preparar algo para la fiesta de casa que es dentro de dos meses, algo sencillo y que a ser posible sea tan divertido para nosotros como para los invitados. Vale sí que me animo, y en breve acabaré ese mail.

Esta entrada fue publicada en arte, dialogos, escribir, musica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *