El sueño de hoy:

De repente estaba yo con parte de mi familia en un pueblo perdido, creo que de Guatemala. Era como un pueblo español de hace 30 años: calles todavía sin asfaltar y casas bajas pero cementadas;la gente estaba en la calle, en las puertas de sus casas, tomando el sol o lavando la ropa. El pueblo no era tan pequeño, tenía una zona de “chiringuitos” a donde ir a comer.
A mi todo me parecía muy extraño, pero empecé a recordar que quizás se hubiese producido la tan esperada y terrible última guerra nuclear y antes de que nos diese de lleno aquí, en España, habíamos viajado lejos para que no nos alcanzara una nube radioactiva,plomiza y exterminadora. También pensaba que quizás hubiésemos sido víctimas de algún arma química que nos hubiese borrado la memoria y por eso no recordábamos apenas cómo habíamos llegado has allí.
De repente, se abre una puerta y aparecen parte de mis compañeros de instituto mezclados con algunos de la universidad. Nos alegramos mucho de verlos, ya que pensábamos que éramos los únicos que habían ido a parar allí. Ellos aparecen con batas blancas y nos explican que hemos sido elegidos para trabajar enun experimento que es una película; aún no hemos recibido ningún mensaje desde arriba, pero que ya nos avisarán.
De repente, el cielo se nubla, y yo me temo lo peor, que nos halla llegado la radiación nuclear, pero no es así porque de repente vemos en el cielo un objeto borroso de color blanco; al principio pensamos que todo aquello es tan extraño que puede tratarse de un ovni, pero cuando nos fijamos mejor se ve ya más claramente que el objeto se despliega y aparecen una letras gigantes pero esas letras están al revés, como si se pusiesen en un espejo y se puede leer esta palabra
claramente : “GNIRRATS”, como si empezasen los títulos de una película, y pienso, eso es!!!! Estos cabrones nos han metido dentro de la película, pero bien dentro!!!!! La película ya ha empezado y nosotros sin saberlo ya estamos actuando, bueno, ahora sospechamos algo, al menos yo intento reunir a todo el mundo y avisarles de que todo es un engaño o al menos de que no nos han avisado en qué consistía este experimento o trabajo. Ellos no me hacen demasiado caso porque están muy contentos por un lado de que les hayan elegido para salir en una película y por otro, de pensar en que les van a pagar por esto y encima se van a divertir!!
Yo les sigo intentando avisar de que allí hay gato encerrado, pero casi nadie me hace caso. Entonces como en todos mis sueños-pesadilla, empiezan a aparecer cosas monstruosas: cocodrilos sueltos en casa del vecino, vampiros que conspiran en una iglesia para acabar con todos los humanos, fuentes públicas con pirañas, algo de sexo explícito con dos novios que se arrancan la ropa y comienzan a hacerlo en plena calle…
Entonces es cuando el subconsciente de mi subconsciente piensa que ya he dormido demasiado y que si sigo soñando las cosas se van a poner mucho peor, así que abro los ojos y a un lado me encuentro una habitación obscura que apenas reconozco, me doy la vuelta y veo a un gato y un reloj que me avisa de que ya es la hora de vivir en la otra realidad y ahora me toca luchar contra lo a gusto que se está en el calorcito de la cama y el levantarme para venir a contar este sueño que se me olvidará pronto si no lo escribo, aunque es posible que vuelva a aparecer otro día estos en cuanto vuelva a cerrar los ojos.

Soñar así, quiero decir recordando los sueños casi al milímetro (he obviado muchos detalles) tiene la mala cosa de que el cerebro descansa poco y lo peor es la angustia que producen algunas imágenes y escenas. Pero también tiene cosas maravillosas porque disfruto muchísimo, más que viendo una película, porque son sueños muy vividos.
Aún así muchas veces me levanto muy cansada y con ansiedad , y pienso que quizás sería mejor no tenerlos.

Llevo muchísimos años, ya no recuerdo cuantos, con problemas con el sueño. He sido diagnosticada de una hipersomnia similar a la narcolepsia y llegué a domir tanto que confundía el sueño con la realidad, pero no tan poéticamente como se puede creer, sino que en las pocas horas que permanecía despierta debía recabar la suficiente información como para reproducirla y alargarla en mis sueños, que no eran tan divertidos como los de ahora. Afortunadamente ahora con la medicación puedo vivir más esta vida “real” que si me dan a elegir la prefiero a la de mis sueños porque al final las “pesadillas” de “aquí” son más llevaderas….

Esta entrada fue publicada en hipersomnia, narcolepsia, pesadillas, sueño, sueños. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El sueño de hoy:

  1. Amaia dijo:

    Jpe, no sé si se te quedan mis comentarios. Te había puesto uno de que a mí me pasa parecido, q tiene que ver con los sueños lúcidos y que nuestro umbral de vigilia o sueño no profundo (dentro de los ciclos del sueño) dura más que el de la media.

    Hm y q Isabel Allende usa eso para sacar ideas para sus novelas.
    ¿Y no te ha pasado alguna vez esto? A mí sí, es angustioso.

    http://javimoya.com/blog/2007/01/23/paralisis-del-sueno-la-agobiante-sensacion-de-que-no-puedes-despertar/#comments

  2. Alioli dijo:

    Pues Amaia, no me deja ir a tu blog linkando tu nombre, así que algo raro pasa. Al menos este comentario si que me ha llegado, menos mal!!Y me ha parecido muy interesante el link que me has puesto. Por cierto, has cambiado de blog? No te veo escribir en el tuyo, de hecho voy a dejarte alló mismo este mensaje por si no lo leyeses aquí 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *