Calor y cine

Ayer hacía un día perfecto para ir al cine. Aunque la gente prefiera salir a las terrazas, o a los garitos con buen aire acondicionado, uno de los mejores sitios donde estar es el cine. Aunque el dolor de cabeza que tenía con este calor malsano de tormenta casi me quita las ganas de todo, al final luché y vencí! Además lo mejor de todo es que por lo menos en Bilbao, ayer, en la sesión de las 00:30 no había nadie, y a mi personalmente me encanta esa sensación de ir a sitios que normalmente están masificados y encontrar tan sólo a cinco almas perdidas que han tenido la misma idea que yo.

Para una buena sesión lo mejor es ir bien preparado, saber qué es lo que te apetece ver de la cartelera, saber un poco qué vas a ver y climatizar tu cerebro para las próximas horas.
Hay que ir con el estómago lleno para que las tripas no den la novena en medio de la peli; una ensalada de nueces, berros y queso de cabra con unas chuletillas de cordero y pastel de orujo hicieron ayer los honores a mi estómago hambriento : slurpp que rico estaba todo, se me olvida que tengo que ponerme a dieta , pero por un día que pasa , a la mierda la dieta!!! Luego un paseo precioso por la Ría , pasando por las afueras del Gugenheim y visitando el jardín que ha hecho Mariscal para el primer concurso de jardines de Bilbao. De los que he visto este ha sido mi favorito, es perfecto, incluso ha ido algún gato ha pasearse por allí.
Y por último la entrada triunfal a
* foto del jardín de Mariscal, del cual me llevé una piedra de recuerdo para el armario del Horror.
Esta entrada fue publicada en calor, cine, jardin, Mariscal, zombis. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Calor y cine

  1. pitxo dijo:

    hace siglos q no voy al cine… con lo que antes me gustaba, lo intensmente que lo vivía.. y ahora.. naina the nain

    ese jardín de Mariscal no se si me mola mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *