Carne de cañón , bullying y memoria


Carne de cañón

Primaria en colegio de monjas de un pueblo relativamente pequeño. Una niña llega tarde a la primera clase del primer día de escuela, va a sentarse en el primer pupitre vacío que ve, y enseguida dos pequeñas manos se ponen en el asiento y dicen que está ocupado. Sorprendida , reacciona al segundo y ve que el asiento está “guardado”. Es mi primer recuerdo de ninguneo… Y la verdad es que no me importó porque no me enteraba de la fiesta, pero han pasado casi cuarenta años y todavía me acuerdo… con odio y recelo, claro que sí. Aquel sitio era mío y no de una maldita niña que ese día no había venido porque tenía paperas o cagalera, ni de su madre que seguro que se había encargado de montar aquel fortín.

Vale que siempre he sido un poco rarita, pero es que los niños están a todo: a cómo llevas las uñas cortadas, a si se te sale un pelo de la trenza, e incluso al moreno que traes del verano (las horas de colegio dan para hacer minuciosas observaciones). Y luego están los pequeños detalles de “lujo”, cuadernos de colores, bolis de marca… en fin consumo de alto brillo.
Y también está otra forma de partir el bacalao, quien saque las notas más alta, manda o tiene un poder invisible por el que se le debe respetar. Esto no ocurre en todas partes , pero sí pasa mucho.
Y hace poco me han contado un caso cercano en el que una niña le es-petaba a otra “tienes que hacer lo que yo diga porque saco mejores notas y soy la más lista de la clase).

No hace falta que tengas alguna tara, que tengas un color diferente o por supuesto que seas de una clase social diferente (que eso hace mucho), sólo con que no bailes al son del agua del que tiene el power, ya estás proscrita.

Afortunadamente, cambié de colegio por razones mayores, y estuve en un par de colegios de pueblo. Aquí la cosa cambia un poco… ya vienes estigmatizada/o desde la cuna. Si a tu bisabuelo le llamaban Perolo, por a saber qué anécdota chorra, tú pasas a ser el Perolo chico, el de los Perolos o Perolín; di adiós a tu nombre oficial. Si tu bisabuelo cuidaba cabras, tu abuelo también y tu padre siguió cuidando otras cabras y además tiene cerdos y huerta y gallinas y vivís de eso… quiere decir que además de ser Perolo de toda la vida, no solo tienes un futuro incierto con sonido de vieja factoría al fondo…si no que tus compañeros e incluso algunos profesores se reirán porque un día al llegar tarde a clase te pregunten que dónde has estado y tu respondas sinceramente “echándole de comer a los cerdos”. Que ese es otro marcaje el olor a estiercol….

Cambio brutal del campo a la “ciudad”, instituto donde se juntan lo mejorcito de la clase media de la zona, con otros que quieren serlo y unos pocos últimos, despistados, que no saben donde han caído. Si estos despistados tienen bajos recursos… ya pueden ponerse solitos la diana antes de entrar a clase. Probablemente lo que más hagan tus compañeros es ignorarte, ante eso no te puedes quejar…pero negarte la palabra o volver la cabeza para otro lado cuando se la diriges está a la orden del día. Y luego una pequeña pincelada más cruel… la de el pijo o la pija… que va a reirse de los débiles y solitarios… mención especial a la crueldad adolescente.

Llegas a la universidad… la beca que has conseguido no da para pagarte todo el inmenso dineral de gasto que hay que hacer en fotocopias… no tienes ni para café y eso que has ahorrado la paga del fin de semana para comprarte un libro origina!!!! (qué lujo).
Un profesor muy amable te dice en su primera clase que si no tienes ordenador y un nivel de inglés razonable, además de ciertas dotes para las relaciones públicas (fundamentales no ya en una carrera si no para toda la vida…), no tienes nada que hacer allí.

Otros más majos te dicen que qué haces limpiando casas, cuidando niños, o dando clases.. que vayas practicando en lo que estás estudiando… como si fuera tan fácil …

Otro profesor ..te dice que todo está en la buena disposición…que aunque no te guste la carrera si estás bien dispuesto, con ansias de saber y de llegar más allá , al final te gustará e incluso triunfarás… Solo tienes que sonreir y tirar para alante , con una sonrisa blanca limpia y sincera , si realmente se puede tener una sonrisa sincera durante 24 horas…

Y entonces tu llegas a casa… tu padre sigue al paro…lleva años..- (esto en los 90, supongo que ahora se repite), tu madre está desesperada, tu hermana empieza a buscar su primer trabajo sin éxito…. En fin , el mejor ambiente para ponerse a dar ..un repaso… y encima no te queda dinero para más fotocopias…

Pasan los años y nos diluimos entre el mogollón, algunos morbosos van buscando la vida de los otros, acañonados , por el facebook. Otros intentan entender nuestro resentimiento.
Pero claro, el problema es que no olvidamos, es que somos rencorosos… estamos acomplejados. (complejuda-acomplejada , me llamó una vez uno…) .

Si yo lo que quiero es que no se repita la historia, que otros niños y niñas, con esperanzas , con ilusiones… con ganas de jugar a la comba con todos los demás en el recreo…que todos esos niños y niñas dejen de sufrir en el cole o en la pandi por ser algo diferentes…

Quiero …y no puedo ,porque sigo siendo rencorosa, sigo recordando esas batallas con la misma crudeza del día en el que sucedieron y sigo queriendo partirle la cara a alguna Hija de Puta clasista que hizo que me quitasen el sitio que me correspondía.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Carne de cañón , bullying y memoria

  1. Birubao dijo:

    Me ha molado mogollón, queremos más intrahistoria, más autobiografía, más costumbrismo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *